Suelo Radiante

La instalación de un suelo radiante se fundamenta en el montaje de unos circuitos por debajo del suelo que hace circular agua caliente en invierno y agua fría en verano por toda la superficie de la estancia. El agua que circula por la instalación consigue su temperatura gracias a un generador de calor como una caldera de gas o gasoil, una bomba de calor Aerotérmica o Geotérmica.
Una instalación de suelo radiante se trata específicamente de una red de tuberías plásticas de polietileno reticulado que se instalan por debajo del suelo, posteriormente se aplica un mortero de cemento que hará de elemento transmisor de la energía, pudiendo ser de dos tipos:

Mortero Tradicional:

Espesores comprendidos entre 4cm y 7 cm

Mortero Autonivelante:

Ideal para suelo radiante en la reforma de viviendas, debido a su espesor reducido y alta conductividad térmica.

La temperatura recomendada para el funcionamiento óptimo del agua que circula en las tuberías del sistema es 35-45ºC en invierno y 12-15ºC en verano.
Como ejemplo comparativo, un sistema de radiadores convencionales utiliza una temperatura de 80ºC frente a los 40ºC de temperatura media de impulsión en un suelo radiante Si lo comparamos con sistemas como los Fan-Coils en verano, también es mas eficiente, por la circulación de agua a una temperatura mayor.
Además, un sistema de suelo radiante es el más saludable para el cuerpo humano o para personas alérgicas/sensibles a los ácaros, esto se debe a que no genera corrientes de aire y el aporte convectivo en mínimo. Por este motivo cada vez es mas frecuente es realizar este tipo de instalaciones de suelo radiante en quirófanos, guarderías, hospitales, o espacios públicos como museos.

Ventajas de la instalación de suelo radiante:

Baja Temperatura

Tal y como hemos comentado en el párrafo anterior, el agua que circula a través del circuito del sistema de suelo radiante, recircula a una temperatura inferior que un sistema tradicional

Ahorro de energía

Instalar un sistema de suelo radiante te permite generar unos ahorros de entre el 15% y 20% en energía. Por lo que, se podría considerar una solución económica la cual podrás rentabilizar en pocos años.

Respeto Medio Ambiente

Se considera una opción respetuosa con el medioambiente ya que se puede combinar con fuentes de energía renovable como por ejemplo la energía solar fotovoltaica

Mayor Confort

Al tratarse de un sistema de tuberías instalado debajo del suelo, podría decirse que hablamos de un sistema “invisible”. Tan sólo se deberá tener en cuenta la colocación de un armario para los colectores de los circuitos en la pared.

Mejora en la estética

Además de tratarse de un sistema más eficiente, mejora la estética de los espacios, disfrutando así de un espacio diáfano con multitud de posibilidades de diseño y ganando entre un 3% y un 5% del espacio total de la vivienda.

Confort

Gracias a la distribución de la temperatura tan homogénea que tiene, las temperaturas de confort en un sistema de suelo radiante pueden establecerse entre los 20ºC y 21ºC en modo calefacción y entre los 23ºC y 25ºC en suelo radiante refrescante o también conocido como suelo refrigerante.

Regulación y Control de un suelo radiante

Una buena regulación basada en control independiente por cada estancia, es la recomendación ideal que te podemos ofrecer desde Terma3.
Tal y como nos dice el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), establece las condiciones que deben cumplir las instalaciones destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene a través de las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, para conseguir un uso racional de la energía.
De esta forma se racionaliza el consumo de la instalación y se gestiona mejor las demandas de confort que se producen en la instalación.

Pide tu presupuesto
SIN COMPROMISO

Los datos proporcionados en este formulario no serán usados por terceras personas ni serán usados para enviarte publicidad sin tu consentimiento.

Abrir el chat