Pared Radiante

Una pared radiante apropiadamente instalada puede aportar numerosos e importantes beneficios a una casa o bien cualquier otro edificio. 

Estos beneficios en su mayoría se deben al permitir sostener una temperatura ambiente de forma constante con una distribución del calor o frío considerablemente más uniforme y más eficaz, dejando un mayor control del consumo que realizamos y un enorme ahorro de energía.

Este tipo de calefacción tiene la ventaja de no tener corrientes de aire ni ruidos, además de conseguir una temperatura uniforme en la estancia puesto que la emisión de calor se produce por radiación y no tanto por convección (como en el caso de los radiadores).

Algunos de los beneficios más relevantes
que te aportará la instalación de tu pared radiante:

  • Sistema con funcionamiento a bajas temperaturas (40º) .
  • Óptimo ahorro energético.
  • Posibilidad de combinación con todo sistema de energía alternativa tal y como placas solares.
  • Elementos calefactores invisibles en su totalidad.
  • Sistema reversible, para que por ejemplo en verano, se permita la introducción de agua fría con el objetivo de absorber parte del calor ambiente, pudiendo generar en nuestros domicilios un frío absorbente o un calor radiante similar al del Sol.
  • Sin circulación de aire, por tanto, sin movimiento de polvo.
  • Desprendimiento del calor a media altura.
  • Radiación reflejada en los vidrios, por lo que existen menores pérdidas de aire en ventanas.
  • Temperatura uniforme, sin corrientes de aire.
  • Calentamiento directo, sin condensación, y por tanto, sin formación de moho en los paneles.

Instalación de pared radiante

Con la instalación de pared radiante el calor podrá ser producido por diversas fuentes, entre ellas: bombas de calor, calderas de combustión, etc. Lo más eficiente sería optar por la opción de bombas de calor con apoyos de sistemas de energías renovables como la geotérmia de bajas temperaturas.
La aportación de calor sobre la superficie de la pared radiante requiere que esta esté efectuada con materiales de alta conductividad térmica. Los materiales más aislantes térmicamente como la madera no son recomendables como recubrimiento interior en sistemas de pared radiante.
Un aspecto fundamental para la instalación de pared radiante es que como ya sabemos, el calor tiende a ascender, por tanto, la fuente de calor principal deberá estar colocada lo más baja posible con el fin de evitar todas las pérdidas posibles y aumentar aún más la eficacia del sistema.

Calefacción
por pared radiante

La calefacción por pared radiante consiste en una serie de cilindros o bien cables eléctricos colocados en las paredes, que irradian calor de forma uniforme y realmente agradable, aportando así el mayor nivel de confort posible.

Las paredes radiantes son una de las mejores alternativas para casas en las que se marcha a efectuar una reforma esencial, puesto que lo más costoso acostumbra a ser levantar los nuevos tabiques o bien abrir los existentes para poner las conducciones. De esta forma, si se implementan antes de realizar una reforma completa, se abaratan los costes.

Los sistemas de calefacción por pared radiante marchan a baja temperatura (entre 30º C – 40º C) y dejan ahorrar energía, mejorando la eficacia del sistema. A fin de que os hagáis una idea del ahorro que esto supone, aproximadamente por cada grado menos en la temperatura se ahorra un seis por ciento en el gasto en calefacción.

Calefacción
por pared

El cobre es un material ideal para estos sistemas de calefacción por pared, merced a su conductividad térmica (prácticamente mil veces mayor que la de los materiales plásticos) y a que apenas presenta pérdidas de energía. Otra ventaja de estos sistemas de calefacción por pared radiante es que dejan aprovechar al límite las fuentes de energía renovables como la solar o la geotérmica.

En este sistema de calefacción por pared radiante, las conducciones están formadas por una red de cilindros de cobre, flexibles y también invisibles. Las paredes radiantes son una buena opción alternativa cuando no es posible instalar suelo radiante: por poner un ejemplo, cuando bajo el suelo no hay suficiente espacio, si las estructuras no son muy resistentes o bien si vamos a poner tarima de madera (este material no es buen conductor del calor). Hay 2 métodos para instalar calefacción por pared radiante en nuestras casas, una de ellas seria a base de módulos pre-ensamblados en diferentes tamaños que se fijan a la pared y se recubran, o bien con un diseño en “forma de caracol”: en un caso así, las cañerías van fijadas a las paredes (anteriormente apartadas) y después se recubran con yeso.

Abrir el chat